Trayvon Martin merece un monumento

Publicado por el 26 julio, 2013

Manuel E. Yepe

Hay que construir monumentos y memoriales que perpetúen la memoria de Trayvon Martin quien, con su muerte, se ha convertido en una figura emblemática en la historia de Estados Unidos y del futuro de las nuevas generaciones.

Así se pronuncia el activista político y social Tom Hayden, uno de los fundadores del movimiento estudiantil que en los años 1960 se conoció en Estados Unidos como “la Nueva Izquierda”, en un artículo titulado “Trayvon murió por nuestros pecados” que apareció en “The Huffington Post” el 19 de julio de 2013.

Sobre la historia de Trayvon Martin y del juicio a su asesino, el vigilante George Zimmerman, se hablará y educará durante décadas. Las versiones de esos hechos serán tan agudamente disputadas como el veredicto absolutorio; los  políticos se verán obligados a recordarlo; parques públicos y escuelas adoptarán su nombre. La foto de su juvenil semblante será incluida en las galerías de mártires. Sus demonizadores, en cambio, serán condenados a la vergüenza y el olvido, pronostica Hayden.

“Por la muerte de Trayvon Martin siento una gran tristeza; por mi país, temo que se sigan repitiendo una y otra vez horrores como los asesinatos de jóvenes de color, no solo con impunidad para sus asesinos sino también al amparo de sanciones judiciales”, asegura el conocido activista radical, luchador contra las guerras imperialistas de su  país y por el respeto a los derechos civiles de sus conciudadanos.

El jovencito de 17 años Trayvon Martin, fue asesinado el 26 de febrero de 2012 por el vigilante George Zimmerman cuando regresaba a la casa de su padre tras realizar algunas compras de golosinas en un establecimiento comercial cercano. Caminaba en la noche lluviosa, sin portar arma alguna, por una urbanización privada de Sanford, ciudad situada en el centro (sureste) del estado de la Florida.

El asesinato del joven negro y la posterior absolución de su ejecutor por el tribunal que juzgó el hecho más de un año después del crimen, han reinsertado en el debate nacional el tema del racismo que persiste en Estados Unidos desatando una ola de indignación que se  extiende más allá de la comunidad afronorteamericana.

Por instrucciones del juez, el suceso criminal fue calificado como “incidente”, fue prohibida cualquier referencia al racismo y se dispuso que la consideración de los hechos debía partir del momento en que se produjo el enfrentamiento físico entre el acusado y el vigilante, sin considerar que previamente el vigilante se había lanzado en acalorada persecución de Trayvon Martin pistola en mano, profiriendo amenazas e insultos.

Hayden explica en su análisis que la evidencia de que la nación está dividida violentamente se aprecia en el fracaso de un sistema de justicia penal en el que se supone que prevalezcan la racionalidad y objetividad, atributos que, en el caso de Trayvon y muchos otros, están ausentes.

La manipulación del evento judicial se aprecia –según Hayden- en que, cuando empezaron a conocerse los hechos, parecía que Trayvon era un ángel caído, un buen chico sin  antecedentes penales, agredido por un  vigilante totalmente fuera de sí. Pero poco a poco los fiscales y los medios de prensa empezaron a sugerir que Trayvon era una amenaza potencial a fin de alterar esta percepción inicial del joven asesinado.

Se habló de hechos que nada evidenciaban a los efectos del juicio, como algún antecedente de consumo de marihuana y de notas de suspenso recibidas alguna vez en la escuela por  Trayvon para inclinar a la opinión pública y los medios de comunicación a una apreciación de Trayvon como “sospechoso”, la misma conclusión que supuestamente llevó a George Zimmerman a asesinarlo en aquella noche fatídica y lluviosa.

Fue necesario replantear también un escenario en que el vigilante Zimmerman temió por su vida y cometió el crimen. Se hizo encajar a Trayvon Martin en el perfil de un super-depredador, abominable figura que los medios estadounidenses han delineado durante años para predisponer a la opinión pública contra los adversarios del sistema.

En vez de inocente niño se le hizo aparecer como un joven agresivo con características de “criminal terrible” con super-poderes que sólo podría ser detenido por una bala  directamente en el corazón.

Según Hayden, es posible que el juez, el fiscal, los seis jurados floridanos y la mayoría de los que han dado su apoyo al veredicto absolutorio de George Zimmerman no hayan actuado impulsados por obsesiones raciales sino que estaban inconscientemente en las garras de esos estereotipos, deformados por una sistemática campaña racista que fanatiza tales prejuicios desde los tiempos iniciales la esclavitud en Estados Unidos.

Julio de 2013.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.