Operación “Free Syria”

Publicado por el 25 Agosto, 2013

Germán Gorraiz López

El actual conflicto sirio se enmarcaría dentro de la estrategia diseñada tras la reunión conjunta del general Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU con el Jefe del Estado Mayor del Ejército de Defensa de Israel, Benny Gantz y que contaría con Jordania, Arabia Saudí Turquía y Qatar como colaboradores necesarios para romper el Eje Teherán-Damasco-Beirut y obligar a Irán a renunciar a sus aspiraciones de la energía nuclear, siguiendo las tesis geopolíticas de George Kenna, diplomático y consejero de EEUU en la década de los 40 e ideólogo de la denominada política de contención de la URSS, cuando afirma que “ decir que el derrocamiento de los regímenes hostiles a EEUU es el objetivo principal de los servicios de inteligencia de EEUU, es un secreto a voces”.

Por otra parte, el acuerdo de cooperación energética del 2010 entre Irak, Irán y Siria para la construcción del gasoducto de South Pars a Homms que conectaría el Golfo Pérsico con el Mar Mediterráneo , relativizaría la importancia estratégica del Proyecto del Gasoducto Trans-Adriático (TAP), (sustituto del fallido gasoducto Nabucco proyectado por EEUU para transportar el gas azerí a Europa a través de Turquía), así como el papel relevante de las monarquías árabes del Golfo como suministradores de crudo a Occidente, explicaría el afán de Qatar, Arabia Saudí y Turquía por defenestrar a Al-Asad, dentro del rol que se les ha asignado como peones de la partida geoestratégica que podremos contemplar en el próximo quinquenio.

La línea de inflexión de Obama: El incidente por el presunto uso por el régimen de Assad de armas químicas en las proximidades de Alepo denunciado en marzo de este año, tuvo como efecto colateral el esbozo por Obama de su línea roja , al afirmar que “el eventual uso de armas químicas por parte del régimen de Al Assad abriría la posibilidad de una intervención militar”, pues las armas químicas están calificadas como armas de destrucción masiva por las Naciones Unidas y su uso, producción y almacenamiento se encuentra prohibida por la Convención sobre las Armas Químicas de 1993.

Sin embargo, Obama exigió una comprobación fehaciente “in situ” de la veracidad del ataque , confiando en las tesis de Brzezinski, ex-asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca bajo la presidencia de Jimmy Carter, quien advirtió ya en junio sobre los peligros de una intervención en Siria y sobre el riesgo de una supuesta victoria de los rebeldes  tras aseverar que “temo que la situación en Siria se dirija hacia una intervención estadounidense que carezca de eficacia” y expresar su perplejidad “tras la decisión de la CIA de desestabilizar Siria y derrocar a su Gobierno cuando los rebeldes son más hostiles para nosotros que Al Assad”.

Sin embargo, el impacto mediático de la difusión el pasado 21 de agosto de 2013 por la Coalición Nacional Siria (CNFROS), de las imágenes de centenares de cadáveres, (provocados según la oposición por las autoridades sirias tras bombardear con gas sarín la región de Ghoutta, (hecho corroborado por la ONG Médicos sin Fronteras que en un comunicado habría rebajado la cifra de muertos a 355 pero sin confirmar la autoría), obligará al dubitativo Obama a traspasar su Rubicón particular y adentrarse en el avispero sirio.

Así, aunque según la televisión estatal siria, el Gobierno de Bashar al Assad  habría llegado a un acuerdo con los inspectores de la ONU por el que podrán comenzar su investigación en el lugar en el que presuntamente ocurrió un ataque con armas químicas el pasado miércoles cerca de Damasco, la decisión de atacar Siria estaría ya decidida, por lo que EEUU habría reaccionado con escepticismo al anuncio de Damasco señalando que “el anuncio del régimen sirio llega muy tarde para ser creíble”, según AFP .

Recordar que ya en 2003, Estados Unidos utilizó la acusación de posesión y uso de gases de combate por parte del gobierno de Irak como justificación para agredir ese país y que el entonces secretario de Estado,  Colin Powell llegó incluso a mostrar una ampolleta de gas licuado como prueba de aquellas alegaciones, aunque sólo después de la destrucción de Irak, el propio Powell reconoció que aquellas supuestas pruebas eran falsas y que él mismo había mentido a la comunidad internacional.
Inicio de la ofensiva terrestre: Según el diario alemán Die Welt , sólo un cinco por ciento de las bandas opositoras armadas que tratan de derrocar al presidente Bashar al-Assad estarían integradas por sirios del Ejército Libre Sirio (ELS), estando el resto de la “insurgencia armada” compuesto por grupos extremistas procedentes de Libia y de países de África que vinieron a Siria para la llamada Yihad o Guerra Santa, como el Frente al Nusra, vinculado a Al Qaeda en Irak, o Anhar al Sham, que propugna un tipo de Gobierno para Siria similar al que impusieron los talibanes en Afganistán.

Recordar que la oposición siria habría sufrido en los últimos meses varios reveses significativos en el campo de batalla y tiene actualmente dificultades para mantener bajo su control los últimos reductos de la ciudad de Alepo, ante el empuje del Ejército de Assad, apoyado por milicianos de Hezbolah.

Según el diario Der Spiegel, EEUU usaría a Arabia Saudí como intermediario para entregar a los rebeldes sirios misiles tierra-aire de corto alcance de tipo MANPADS, (misiles portátiles que pueden alcanzar aviones o helicópteros que vuelen a baja altura y que ya fueron utilizados en 1.980 por los muyahidines afganos contra las tropas soviéticas), aunque entre las cancillerías europeas existe el temor de que dicho sofisticado armamento caigan en manos de seguidores de Al Qaeda o del wahhabísmo salafista pudiendo luego ser utilizadas contra los intereses occidentales.

Por ello, un primer grupo de 250 rebeldes entrenados en tácticas de operaciones especiales por instructores de EE.UU. y Jordania (con armamento de origen ruso suministrado por Arabia Saudita y  bajo mando conjunto de Estados Unidos y Jordania) y un segundo grupo de 300 combatientes habrían cruzado la frontera desde Jordania y estarían cooperando con grupos rebeldes locales sin vínculos con el yihadista Jabhat al-Nusra (Al Qaeda en Siria) ,según Debkafiles.

Dicha ofensiva terrestre habría visto la luz verde tras la visita realizada por el general Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU. a las fuerzas estadounidenses desplegadas en Jordania y tras inaugurar la sala de guerra subterránea cerca de Amman para el mando de la operación en Siria, según las mismas fuentes militares de Debkafiles y el plan de Washington consistiría en controlar la zona de Deraa para crear una zona  de contención y una zona de exclusión aérea en el sur según el diario francés Le Figaro, mientras que EE UU habría dejado en territorio jordano a un millar de soldados responsables de la flota de drones, misiles Patriot y aviones F-16 necesarias para implementar la zona de exclusión aérea que permita dibujar una franja que llegaría por el norte hasta Deraa y por el esta hasta Jabal, territorio que abarcaría la futura República Libre Siria.

Zona de exclusión aérea: Por otra parte, EE.UU. habría sopesado la posibilidad de establecer una zona de exclusión aérea en Siria, (posiblemente cerca de la frontera con Jordania mediante armas tele-dirigidas y misiles Patriot en Turquía, según informó Reuters citando a diplomáticos occidentales). Así, Elliott Abrams, un responsable en las administraciones de Bush y Reagan, afirmó que “el uso de las fuerzas aéreas de Asad ha sido una enorme ventaja para su régimen, y su eliminación o debilitamiento inclinarían la balanza para los rebeldes”, según cita la agencia Reuters.

Recordar que la implementación de dicha zona de exclusión, serviría para detener los bombardeos del régimen sobre los rebeldes y estaría acompañada de la apertura de pasillos humanitarios para atender a los millones de sirios que no pueden cubrir a diarios sus necesidades básicas (la ONU estima que casi 7 millones de personas requieren ayuda de emergencia), pero dicha medida implicaría neutralizar los sistemas de defensa aérea del régimen y derribar aviones sirios. Sin embargo, según advierte Frederic Hof, ex-representante especial de Estados Unidos a Siria, “las zonas de exclusión aérea no acabarían con el principal asesino, la artillería, pues  Siria dispone de un efectivo sistema de defensa aérea que pondría las cosas muy difíciles a los aviones de EE.UU. o de una hipotética coalición internacional”  y dado que la decisión de implantar la zona de exclusión aérea sólo podría ser tomada por el Consejo de Seguridad de la ONU, (opción descartada al ser Rusia  miembro de dicho Consejo con derecho a veto), caso de implementarse por EEUU ,estaría de nuevo incumpliendo la legalidad internacional.

La ONU como convidado de piedra: George Kennan en una de sus citas más conocidas, afirma  “Ocasionalmente, las Naciones Unidas sirvieron para un objetivo útil, pero a la larga han creado más problemas que los que han resuelto y han llevado a una dispersión de nuestros esfuerzos diplomáticos y en nuestros esfuerzos para utilizar la mayoría en Naciones Unidas para propósitos políticos importantes, estamos jugando con un arma peligrosa que algún día puede volverse contra nosotros mismos. Es una situación que justifica por nuestra parte estudios y previsiones cuidadosos”, con lo que EEUU proseguirá  con su endémica política de desprecio al Derecho Internacional y no sería descartable la utilización del  precedente Kosovo, alegando motivos humanitarios.

La situación actual en Siria tendría mucho en común con los prolegómenos de la guerra de Kosovo, pues aunque  en ambos casos  los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y milicianos en esa región serbia dejaron cientos de muertos civiles, Rusia, (aliada de Serbia y con derecho a veto), se opuso a una intervención militar en el Consejo de Seguridad de la ONU, hasta que la acusación hecha por los separatistas albaneses contra las fuerzas serbias de asesinato de civiles,(Masacre de Srebrenica),  sirvió de pretexto suficiente para que la OTAN lanzara un bombardeo de 78 días contra la entonces Yugoslavia, una operación decidida por el entonces Presidente Clinton sin contar con la autorización de la ONU.

En consecuencia, en los próximo días podríamos asistir al inicio  de la operación militar bautizada como “Free Syria”, con  EEUU encabezando una coalición internacional que contaría con  Reino Unido, Francia,  Turquía, Jordania, Qatar y Arabia Saudí como colaboradores necesarios y que previsiblemente se limitará a una puesta en escena en la que los actores participantes usarán el escenario sirio como banco de pruebas para un posterior conflicto a gran escala que englobará a Israel y Egipto y que podría reeditar la Guerra de los Seis Días en el horizonte del próximo quinquenio.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share
Share