Assange: Obama ha procesado a más gente según al acta de espionaje que todos los anteriores presidentes juntos desde 1917

Publicado por el 13 octubre, 2013

En una entrevista concedida a Eva Golinger, presentadora del programa de RT ‘Detrás de la Noticia’, el creador de WikiLeaks Julian Assange, que permanece recluido en la embajada ecuatoriana en el Reino Unido, ha afirmado que el llamado ‘carácter excepcional’ que tanto defiende el presidente de EE.UU., Barack Obama, es simplemente una excusa para estar encima de la ley.

RT: ¿Cómo percibe las revelaciones y documentos que han sido publicados por Edward Snowden, excontratista de la Agencia Nacional de Seguridad de EE.UU., que han causado una reacción furiosa en América Latina, por lo que han revelado sobre el espionaje masivo de EE.UU. y también específicamente a jefes de Estado en países como Brasil, México, Venezuela y Bolivia, generando a su vez una reacción de fuerte condena por parte de esos gobiernos en América Latina?

 

JULIAN ASSANGE: El 98% de las telecomunicaciones desde América Latina al resto del mundo, contando mensajes de texto, llamadas telefónicas, correos electrónicos, etc., pasa a través de Estados Unidos. En virtud de la geografía de América y como resultado de esta, las agencias de Estados Unidos tienen la ventaja de ser el centro neurálgico, con lo cual pueden interferir con facilidad las comunicaciones que pasan a través de ellos, catalogarlas y guardar ciertos datos por siempre, y así obtener información de cómo América Latina se comporta, hacia dónde se mueve, las transferencias económicas, actividades de los líderes y actores clave. Eso permite a Estados Unidos predecir, de alguna manera, el comportamiento de los líderes e intereses latinoamericanos, y también chantajear a casi cualquier persona importante. En América Latina casi todo el mundo puede ser chantajeado por Estados Unidos, porque tiene acceso a sus archivos de telecomunicaciones que pasan por allí, al igual que otros datos obtenidos en América Latina, mediante la instalación de “escuchas” en la fibra óptica o equipamientos de vigilancia en embajadas y agencias de desarrollo. Como aquellas que se descubrieron en Ecuador, como resultado de las filtraciones realizadas por Edward Snowden. Entonces, existe una situación en la que Estados Unidos ha trazado el mapa de la estructura de la comunidad entera, las relaciones entre los individuos que tienen cualquier ocasión de ejercer alguna influencia en América Latina y puede producir cambios y hacer que distintos actores se enfrenten entre sí. Ahora bien, si esto es verdad, entonces por qué ganó Maduro las elecciones en Venezuela, por qué el presidente Correa ganó con una significativa mayoría las elecciones en Ecuador, dada la actitud de Estados Unidos hacia estos Estados. No es porque Estados Unidos no cuente con suficientes datos de inteligencia sobre América Latina. Es la consecuencia de que Estados Unidos haya quitado sus ojos de América Latina por unos 10 años para ponerlos en Medio Oriente y, en cierta medida, sobre Asia. En ese período, varios países latinoamericanos han desarrollado y hecho crecer su independencia de los intereses de Estados Unidos. Y ahora, desafortunadamente, Estados Unidos está volviendo a interesarse en América Latina. Y a diferencia de 10 años atrás, tienen un masivo aparato de vigilancia mundial, para controlar a cada individuo.

 

RT: La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en un discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas, condenó fuertemente este programa de espionaje masivo de Washington y también hizo una propuesta de crear una plataforma internacional de Internet, libre del control de EE.UU. Esta propuesta ha sido respaldada por otros países de América Latina. ¿Es posible la soberanía tecnológica en este sentido, fuera del control de EE.UU., y es algo que realmente podría solucionar esta situación de invasión y violación de la soberanía?

 

 

JULIAN ASSANGE: Así como la soberanía no tiene significado sin libertad de movimientos, no existe una soberanía significativa sin independencia económica, y no hay soberanía si uno no tiene control de sus propias comunicaciones. Es la libertad de movimientos, la libertad de comunicaciones, y la libertad de interacción económica lo que define a un Estado. Estados Unidos ha intentado agresivamente impedir el intercambio económico a través de la intervención y el control de Swift, Visa, MasterCard, o el dinero enviado hacia América Latina mediante el Bank of America, e incluso entrando a los principales sistemas de computación de la región, que operan importantes segmentos del gobierno y los medios, Petrobras en Brasil, y otros importantes intereses económicos, e interfiriendo la soberanía de las comunicaciones. De eso es de lo que se trata. Ya sea una persona o una organización que sean parte de un Estado u otro, o de una parte de un Estado, y se puedan controlar sus movimientos, sus intercambios económicos o sus intercambios de telecomunicaciones. Estados Unidos se está apropiando de la interacción económica y de la interacción en telecomunicaciones, y lo que queda es un cierto control de fuerza física en ese Estado. Incluso eso ha pasado en otros países, como lo que hizo EE. UU. de extender la petición de extradición. El propio fiscal de Seguridad Nacional me está procesando a mí en base a eso. La petición de extradición se dio a conocer a Venezuela, a Bolivia, a Hong Kong, Islandia e Irlanda. Eso era para aprovecharse de las disposiciones de los tratados que forzaban a la policía y a los sistemas judiciales de otros países a obedecer los intereses del gobierno de EE. UU. Así, subordinar los sistemas políticos, legislativos y las disposiciones de los tratados a otro gobierno, es una manera de controlar todas estas fuerzas. Y la teoría académica de lo que está pasando ahí la llamamos “ley justa”, que significa usar las disposiciones internacionales de los acuerdos y las organizaciones multilaterales para conseguir las ganancias territoriales que normalmente se consiguen mediante guerras, en lugar de hacerlo mediante la ley. Entonces cuando vinculas esas actividades a las telecomunicaciones, los responsables de las políticas deben estar advertidos en Latinoamérica. No hay una soberanía efectiva sin la soberanía de los elementos necesarios: interacción económica, telecomunicaciones y los instrumentos de control policiales y judiciales. Esa es la idea que propuso Dilma, de establecer una comisión reguladora internacional para Internet. Esto provocó el terror de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), que toma el control de los aspectos clave de la regulación, ya que la UIT ha sido dominada por Europa durante muchos años. No creo que Internet deba ser dominada por ninguna región y consecuentemente no debe ser dominada por los gobiernos. Pues ha dado lugar a una gran libertad de comunicación entre los individuos y del comercio y los negocios, debido a la falta de control de los Estados. Algunas de las propuestas que se han hecho no son un mecanismo para dar a los brasileños una mayor libertad de intercepción, más bien son un mecanismo para darle al gobierno brasileño igual acceso a interceptar la información. Hay que tener mucho cuidado. Es una tendencia natural de los Estados, por supuesto que quieren aumentar su propio poder, y están más interesados en aumentar el poder nacional, más que estar preocupados porque EE. UU. aumente su poder.

 

RT: Usted ha escrito y criticado bastante a Google, un servicio muy común utilizado por todo el mundo realmente. Usted ha acusado a Google de ser una extensión de la política exterior de EE.UU. A la vez, muchos jefes de Estado en América Latina, altos funcionarios, una gran parte de la ciudadanía tienen cuentas en Gmail. ¿Por qué considera a Google tan peligrosa para nuestra sociedad? ¿Cuáles son las alternativas?

 

JULIAN ASSANGE: Escribí acerca de eso en mi libro Cypherpunks, y en algunos artículos recientes que reveían el libro del director ejecutivo de Google, The New Digital Age. En ese libro está muy claro lo que está pasando, Google se presenta a Washington como un visionario geopolítico que puede mostrarle el camino a seguir en América, en Asia o en Europa. Y es un trabajo bastante reaccionario con el respaldo previo de Henry Kissinger, Madeleine Albright, Tony Blair, Michael Hayden exdirector de la CIA y la NSA, y el reconocimiento principal es para Henry Kissinger. Entonces, ¿de dónde viene eso? Viene del Google que nació en California, como una gran parte de la cultura estudiantil, en la Universidad Stanford, y fue una muy buena iniciativa para desarrollar servicios que el mundo pueda usar. Pero como Google es grande, el gobierno también quedó involucrado. Como ellos pretendieron salir al mercado mundial, eso los hizo relacionarse con el Departamento de Estado, hasta el punto de que el jefe de Google Ideas es el exconsejero de Hillary Clinton y salió del Departamento de Estado. Estos estrechos lazos entre los jefes de Google y el Departamento de Estado los tenemos documentados en WikiLeaks. Las publicaciones sobre Stratford contienen cables que prueban vínculos entre las figuras clave del Departamento de Estado y Google. Así que para nosotros no fue mucha sorpresa reconocer que ya en el 2009 Google se metió con la Agencia de Seguridad Nacional para participar en el programa de prisiones. Así que podemos decir que Google es ahora una parte de la familia estadounidense. Gasta ahora más dinero en cabildeo en Washington que Lockheed Martin. En el Libro se destaca que lo que Lockheed Martin era para el siglo XX, para el siglo XXI serán las compañías de alta tecnología. De hecho esto es una forma bastante fuerte de neoimperialismo.

 

RT: Ahora vamos a hablar un poco sobre WikiLeaks, organización que usted ha fundado. ¿Cuáles son los planes de WikiLeaks para el futuro?

 

JULIAN ASSANGE: Los ataques continúan. Todo esto comenzó en 2010. El Pentágono dio una rueda de prensa pública de 40 minutos. Durante la rueda de prensa, esta organización nos demandó a nosotros, y personalmente a mí, que destruyéramos todos nuestros materiales publicados en relación al gobierno de EE. UU. y también todo aquello que pensamos publicar en el futuro y que dejáramos de colaborar con los delatores del ejército estadounidense. O de lo contrario, nos iban a obligar a hacerlo. A lo que nosotros respondimos que no, que no íbamos a hacerlo. Somos editores y hemos prometido a nuestras fuentes y a nuestro público publicar materiales con toda transparencia. El gobierno de EE. UU. ha estado involucrado en una larga guerra contra WikiLeaks, que aún continúa. Esto comenzó como una investigación de todo el gobierno, incluyendo las 12 diferentes agencias estadounidenses, entre ellas la CIA. Ha sido públicamente declarada como el Gran Jurado contra WikiLeaks, una investigación que continuará hasta el 23 de agosto. La situación en la que estamos es que la supuesta fuente importante de WikiLeaks, Bradley Manning, fue sentenciada a 35 años en prisión. Es una victoria táctica, créase o no, de su equipo de defensa, porque el gobierno de EE. UU. exigía para él una cadena perpetua sin libertad condicional. Probablemente, como resultado de la intervención del caso de Edward Snowden, y sabemos que es una realidad, el sentimiento en Washington con respecto a WikiLeaks es cada vez más adverso. Pero nuestra organización continúa haciendo publicaciones, continúa luchando en los tribunales, donde intervenimos muchas veces. En el caso de Bradley Manning tuvimos una serie de juicios victoriosos contra el bloqueo bancario. Es interesante el hecho de que en todos los juicios en los que fue involucrado WikiLeaks, hubo victorias significantes en el Parlamento Europeo, donde conseguimos impulsar la legislación destinada a parar el bloqueo bancario. Es un bloqueo similar al que está ocurriendo en Cuba. En relación a los bloqueos financieros y a la libertad de la interacción económica, es el derecho soberano de cada Estado. Me refiero al derecho de cada Estado a la interacción económica. Internet significa la fusión de la interacción económica y la comunicación. Cuando Estados Unidos quiere interceptar o supervisar la interacción económica entre las empresas y la gente, hace que se pare Internet. Esto empeora cada vez más. Si usted quiere bloquear el intercambio económico de un banco debe bloquear sus telecomunicaciones.

 

RT: Usted mencionó el caso del Chelsea Manning, quien fue convicta a más de 35 años en la cárcel por espionaje, pero la acusación y la sentencia se basaron en ese cargo de espionaje por haber dado documentos clasificados a un medio de comunicación. ¿Qué significa eso entonces para el periodismo, para los medios de comunicación, si son tratados como enemigos? ¿Eso forma parte del carácter excepcional que tanto defendió el presidente Barack Obama, en su discurso reciente ante la Asamblea General de Naciones Unidas?

 

JULIAN ASSANGE: Mire, cuando el presidente Obama habla sobre excepcionalidad, ¿qué es lo que trata de decir? Se trata de que no se le apliquen las reglas del comportamiento civilizado, tanto en el caso de invadir a otro país o de abusar de la ley en su propio territorio. Respecto a la forma en la cual Barack Obama usa la Ley de espionaje contra los supuestos informantes de los periodistas y contra los periodistas mismos, es algo nuevo. Es muy importante que la gente entienda que no se trata de un pequeño desvío, sino de un cambio radical. Barack Obama ha procesado a más gente, según el Acta de Espionaje, más informantes de los periodistas que todos los anteriores presidentes juntos desde 1917. De hecho, él procesó al doble. Es una decisión consciente y deliberada de la Casa Blanca, para crear un efecto intimidatorio con la ayuda del Acta de Espionaje, como contrapeso de algunos otros mecanismos. En el caso de Bradley Manning no hay alegación y nunca existió alegación de que él hubiera pasado información a otro país, de que hubiera vendido información, de que tuviera intención de causar daño a Estados Unidos o a su pueblo de alguna manera. Es un abuso lingüístico llamar espionaje a la acción de hablar con los medios. Es un abuso similar decir que WikiLeaks, siendo un portal de publicaciones, se dedica al espionaje.

 

RT: Ahora ambos, usted y Edward Snowden, han recibido asilo. En Ecuador en su caso, en el caso de Snowden ofertas de asilo en Venezuela, en Bolivia, también en Nicaragua. Se trata de países latinoamericanos, que tradicionalmente tienen menos poder y también son considerados como naciones en desarrollo. ¿Cómo has recibido el hecho de que estos países latinoamericanos han tenido la valentía de desafiar el poder de EE.UU.?

 

JULIAN ASSANGE: Bueno, es extremadamente interesante, ¿verdad? Estuvimos involucrados en la petición de asilo de Edward Snowden, formal e informalmente, alrededor de 20 naciones diferentes. Algunos porque pensamos que era una oportunidad digna, otros porque queríamos mostrar al público la negativa y generar un cierto debate público y que hubiera testigos de cómo se estaba comportando el gobierno. Pero usted tiene razón, en relación a esas naciones que dieron un paso, fueron Latinoamérica y Rusia, no toda Latinoamérica tampoco, pero Venezuela, Bolivia y Ecuador mostraron interés. ¿Qué significa esto? Estos no son países muy poderosos. El caso de Rusia lo podemos entender, ya que tiene sus propias armas nucleares, es geográficamente independiente y Latinoamérica no. Así que creo que es realmente una expresión de la democracia latinoamericana, donde hay gobiernos que sienten la necesidad de ser responsables para su pueblo; que necesitan colmar el tipo de valores que persiguen o que necesita la población. Yo veo que es una parte de la naturaleza democrática de Venezuela, Ecuador. Y quizá Brasil no ha hecho todavía una oferta, pero está empezando a responder a otras cuestiones…. Y protegiendo la ecología, empezando a responder a la presión pública.

Puede comparar de una forma interesante a Alemania y Venezuela, pues en Alemania la privacidad es realmente una gran preocupación, probablemente sobre todo de los países de tamaño medio. La privacidad es lo que más se valora en Alemania, por lo que ocurrió en la Segunda Guerra Mundial y por otros aspectos culturales. Y en Alemania tenemos a Angela Merkel para las elecciones, así que no necesitan estos acontecimientos sobre el asilo de Snowden, espionaje en el contexto de los intereses y privacidad del país, de un país que tiene unas elecciones federales, ni la publicación de documentos alemanes. No, el Gobierno alemán no le ofreció asilo a Snowden ni nada parecido. Así que esto es un ejemplo de que incluso si la población tiene un deseo democrático, es sólo el deseo del pueblo. Un ejemplo de que el gobierno no refleja bien el deseo de la población. Podemos ver en Ecuador, en Venezuela y en Bolivia, que el Gobierno es más receptivo, al menos en relación a los asuntos de soberanía a las demandas de la población.

 

 

Video: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/108116-assange-rt-eeuu-america-latina-oriente-proximo

 

Información adicional:

+7 499 750 01 00

www.actualidad.rt.com

 

 

 

 

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.