La CIA y el libertinaje periodístico de la CNN en Venezuela

Publicado por el 24 febrero, 2014

Siempre que se trata de emitir un juicio con respecto a los últimos acontecimientos acaecidos en Venezuela y que buscan la desestabilización del gobierno de Nicolás Maduro, o en su efecto crear las condiciones propicias para un eventual golpe de estado o incluso conducir al país a una guerra civil, siempre el papel que juegan los medios de comunicación de masas al servicio de las oligarquías y los grandes capitales nacionales como extranjeros, van a desplegar todos sus esfuerzos hasta alcanzar sus oscuros objetivos, que en este caso es poner fin a la revolución bolivariana.

De esta forma la situación vivida por Chile en la década de los 70 del siglo pasado, suele ser recurrente,puestos que el Fürher Obama estan usando la misma plantilla que Nixon y Kissinger utilizaron en el país sudamericano hasta producir el golpe de estado del 11 de septiembre de 1973, con todas las consecuencias que conocemos y que estan establecidas en los documentos desclasificados de la CIA y el Departamento de Estado norteamericano, y de las miles de víctimas que vivieron la dictadura de Pinochet y la derecha neoliberal.

También se puede acceder a las investigaciones y informes de la comisión presidida por el senador  Frank Church que elaboro el documento denominado “Acciones encubiertas en Chile 1963-1973 y en donde se destaca el rol que juega la prensa en estos casos, para los objetivos del estado terrorista de los Estados Unidos en el mundo y allí donde sea necesario. También se puede acceder al documento elaborado por la Comisión de Inteligencia del Congreso y que tiene por nombre el Informe Hinchey.

En este plano cabe destacar que los planes golpistas de Estados Unidos en Chile, comienzan con la instauración del famoso Plan Camelot y la denominada Alianza para “El Progreso”,desde fines de los años 50 del siglo XX. Por ejemplo para las elecciones presidenciales chilenas del año 1964 la CIA le entrego a la Democracia Cristiana chilena tres millones de dólares para gastos mediáticos y así impedir el triunfo de Salvador Allende, en ese entonces la DC montó una gran campaña del terror a través de radios y diarios en todo el país, y utilizó el libertinaje mediático para sus objetivos electorales.

La periodista chilena Patricia Verdugo en su libro “Allende de cómo la casa blanca provocó su muerte”, señala que en  junio de 1964, el grupo de propaganda de la CIA anclado en su estación de Santiago y que funcionaba en la embajada de EE.UU. producía veinte spots radiales por día tanto para radios de Santiago como para 44 de provincias. Y ponía al aire cinco veces al día programas noticiosos –de doce minutos de duración en tres radios de Santiago y 24 de provincias. En la nómina de pago de la CIA había comentaristas políticos. Todo esto esta claramente detallado en el informe Church.

De allí que ahora solo cabe imaginarse cuantos millones de dólares encubierto esta invirtiendo el estado terrorista de los Estados Unidos y sus aliados internos para generar el caos y la violencia en Venezuela, y por ende, la caída de Nicolás Maduro y la revolución bolivariana.

La periodista que era militante DC agrega en su libro, que la campaña mediática contra Allende en su fase final se monto una campaña  del terror hasta con fotos de tanques y soldados soviéticos entrando a las cercanías del palacio de gobierno. Incluso Juana Castro –la hermana enemiga de Fidel- colaboró en la campaña del miedo, previo pago. Y obviamente se incluyeron  imágenes de paredones cubanos, se dijo que los niños serían enviados a Cuba para adoctrinarlos y que los comunistas se violarían las monjas.

Hoy cuando observamos y seguimos los acontecimientos de Venezuela, Chile siempre suele ser algo recurrente en este sentido pues la plantilla mediática que se esta utilizando en Venezuela es muy similar a lo que ocurrió en el país sudamericano. La Democracia Cristiana chilena recibío una cuantiosa cantidad de dólares procedentes de los Estados Unidos para la campaña presidencial de 1964 y para las parlamentarias de 1965. Hoy en Venezuela estan corriendo millones de dólares por todo el país para generar el caos, la violencia, la inseguridad,profundizar la crisis económica y desgastar al gobierno encabezado por Nicolás Maduro.

En marzo de 1970 el llamado Comité de los 40 o grupo golpista de Washington, resolvió destinar 125 mil dólares para actividades de sabotaje de la campaña presidencial de Salvador Allende, luego en junio del mismo año se vuelven a entregar 300 mil dölares con el mismo objetivo, entre los beneficiados se encotraban diversos medios de prensa encabezando la lista el diario El Mercurio, luego en el transcurso 1970-1973 se destinaron 9 millones de dólares para jugarse a fondo contra el candidato de la Unidad Popular, el socialista Salvador Allende.

El comando electoral de la candidatura de la derecha, encabezada por el empresario y candidato  Jorge Alessandri recibió de la ITT 250 mil dólares y el Partido Nacional(RN) recibió 100 mil dólares de la época para su campaña electoral. Hoy la pregunta que cabe hacerse…es cuantos miles de dolares estan recibiendo los diversos grupos mediáticos de la fragmentada derecha y extrema derecha venezolana ?

Luego una vez que Salvador Allende obtuviera el triunfo en las urnas y como una forma de impedir de que accediera al gobierno, pues éste tenía que ser ratificado por el Congreso de los Diputados al no obtener el 50% más 1 de los votos, el comité de los 40 aprobó la entrega de 250 mil dólares para sobornar parlamentarios para que no votaran por Allende en el Congreso, lo que resulto en un fiazco para los intereses estadounidense, finalmente el Congreso por mayoría absoluta ratificó a Allende como presidente de la república.

Luego y en vista que no consiguieron revertir la situación en el parlamento, Nixon y el comité de los 40 optaron por el asesinato del Comandante en Jefe del Ejército, Rene Schneider, ahora para tales efectos una vez más la ITT se puso con los dólares para dicha operación. Luego el agregado militar de la embajada de Estados Unidos de la época Paul Wimert entregó 20 mil dólares al general Roberto Viaux, luego se le entregarón 50 mil dólares más y un seguro de vida por un valor de 250 mil dólares. También se entregarón 50 mil dólares al general de Ejército Camilo Valenzuela, el jefe de la Armada de la época Hugo Tirado recibió 50 mil dólares. El Director de Carabineros Vicente Huerta también recibió una suma importantes. Todo esto nos indica que el complot contra Schneider y la democracia chilena era de alto nivel y dirigida por la mano oscura de la CIA.

Otro ejemplo notable del complot de los EE.UU y la oligarquía chilena para la desestabilización del gobierno de Allende y el posterior golpe de estado es el papel jugado por la Sociedad de Fomento Fabril(Sofofa en Chile-Fedecámaras en Venezuela), que en ese entonces era dirigida por Orlando Sáenz y que las oficiaba de cajero de la conspiración, pues este personaje a través de diversas cuentas recibia los dólares y luego los repartía con los que estaban complotando; por el movimiento terrorista Patria y Libertad recibía los dineros el abogado Pablo Rodríguez Grez, por el Partido Nacional (RN) recibía los dólares el senador Pedro Ibáñez, por el Partido Demócrata Cristiano recibía las mesadas Felipe Amunátegui, el llamado Movimiento Gremialista obtenía las ayudas para la conspiración a través de Jaime Guzmán.

Con dineros de la CIA, de la ITT y de los grandes empresarios chilenos de la época, la Democracia Cristiana compro radioemisoras y medios de prensa escrito. Orlando Sáenz compro Radio Portales y distribuyo dineros para la revista Que Pasa y otros medios de prensa.

La cadena de prensa El Mercurio a tráves de Agustín Edwards obtuvo miles de millones de dólares para sus labores de prensa conspirativas, y era uno de los personajes que estaba mejor posecionado en las altas esferas de la conspiración estadounidense contra Allende.

En el caso de Venezuela los grandes articuladores del caos, la violencia, el desabastecimiento,acaparamiento, mercado negro, inseguridad ciudadana, la acción política para dividir al PSUV e infiltrar y dividir a las Fuerzas Armadas Bolivarianas y apoyar a todos los grupos opositores, no son otros, que los medios de comunicación que en un 80% estan en manos de la derecha y extrema derecha venezolana.

Y que en plano internacional cuentan con el apoyo de la CNN que es el principal medio informativo de la CIA para tergiversar, manipular y mentir de forma descarada acerca de los diversos acontecimientos que suelen ocurrir en el mundo y que son de ínteres del fürher Obama y los sectores reaccionarios y conservadores del mundo político y corporativo de los EE.UU.

Para ello cuentan con el apoyo de todos los medios de prensa lacayos de las políticas intervencionistas del llamado Imperio y los medios de prensa de centro derecha existentes en América Latina y el mundo. Destacan por cierto BBC Mundo, DW, AFP, los medios de prensa españoles como ABC, La Razón,La Vanguardia, El Mundo, El País y otros. La cadena El Mercurio de Chile y los diversos canales de TV que se suman a la gran campaña de la mentira y que suelen recibir los dólares y las directrices del estado terrorista de los Estados Unidos, igual como hicieran en Chile desde los años 60 (S.XX) hasta el 11 de septiembre de 1973, y que ahora quieren volver a repetir en Venezuela.

Eduardo Andrade Bone
Comunicador Social
Corresponsal de Prensa

21/02/2014

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Un comentario

  1. Roberto Dante Di Benedetto

    24 febrero, 2014 at 13:45 pm

    VENEZUELA HOY: Recordemos que la noticia es una “mercancía”. –

    roberto dante – Lanús, Argentina –

    Mal que le pese a “el periodismo objetivo”, a Obama o a la SIP, a FUNDALEX y a la International Freedom of Expression Exchange (IFEX) es válido reconocer que la noticia es una “mercancía”. Los medios de comunicación impresos, radiales y televisivos se sostienen por los aportes de los Centros de Poder que necesitan difundir como verdades sus lineamientos políticos e ideológicos que aportan la “justificación” a sus proyectos económicos., casualmente, siempre en contra de las mayorías populares y a favor de la concentración de la riqueza en pocas manos. Cualquier semejanza con el neoliberalismo es cierta.

    Comparto con Lázaro Fariñas que “la libertad de prensa, (…) no es más que la libertad de empresa”. Pues el mal llamado “sentido común”, no es otra cosa que una construcción de pensamiento elaborada a partir de la manipulación de la información que conduce a creer en la existencia de una objetividad inexistente.
    Nunca existió el periodismo imparcial y/o neutral. Creerlo es contra natura. Es prioritario trabajar sobre estos a priori inducidos por el establishment mediático. Además de lo expresado por Maduro, tomo como ejemplo la durísima oposición neoliberal que enfrentamos en Argentina los que defendemos la nueva “Ley de Servicios Audiovisuales”.

    – ¿De qué libertad de prensa estarán hablando los periodistas marketineros?
    Dicen: “no nos dejan preguntar”…, y reproducen fotos sin trucar, pero que pertenecen a contextos y fechas que no se corresponden con la actualidad venezolana.

    La experiencia de vida nos enseña que una cualidad humana –muy importante- es la contradicción. El lenguaje es básicamente contradictorio. Con el podemos aclarar pero también oscurecer. Buscar –a ciegas- la verdad y no poder distinguirla de la falsedad. Pero, en este caso, la acción ilumina a las palabras. ¿Por qué?
    Porque “no somos lo que decimos, somos lo que hacemos”. El establishment “acciona” a favor de los Grandes Medios Oligopólicos de Comunicación. Bien sabemos que estos Medios “dicen lo que dicen”, pero “NO hacen lo que dicen”. Manipulan la palabra. Nos hablan de “libertades”, “de igualdades”, “de…”, mientras trabajan para los dueños del poder.

    -¿Los pueblos?
    A pesar de la grisura y la impostura de los mensajes mediáticos, se rebelan (accionan); ya no se tragan las letras venenosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.