Colombia a los pies de una selección que la cubrió de gloria

Publicado por el 6 julio, 2014
seleccion-colombia

seleccion-colombiaBogotá, 6 jul (PL) La multitud se desbordó en un río masivo, más allá de todos los cálculos previsibles, durante los 15 kilómetros que separan el aeropuerto El Dorado del Parque Simón Bolívar, donde culminó la fiesta de bienvenida a la selección colombiana.
Fundidos en una masa humana compacta, sin fisuras, los capitalinos siguieron el paso del ómnibus donde se desplazaban los 23 jugadores encabezados por José Pekerman, el cerebro y alma de esa escuadra que demostró cómo la realidad, antes de serlo, es un camino hecho de sueños, construido peldaño a peldaño

Ovacionados a lo largo del trayecto, el “Gracias, muchachos, gracias selección, te amamos”, flameaba en un coro unánime, como una bandera sostenida a pulso por cientos de miles de voces.

El Parque Simón Bolívar, repleto hasta el mínimo espacio humanamente habitable, vibraba con el recuento de la trayectoria histórica de una selección que acumuló en el Mundial brasileño 12 goles en cinco partidos, cuatro de ellos ganados de forma impecable, sin mácula alguna.

Solo el quinto perdido en la lucha por los cuartos de final (2-1), que quedó en manos del país sede del torneo mundialista.

Si se suman los hinchas que participaron en esta bienvenida, algunos aventuran cálculos que rondan el medio millón de bogotanos, volcados en el homenaje no solo al buen fútbol sino también a la unidad, la humildad, la alegría y el derroche de talento que caracterizó el paso mundialista de la selección colombiana.

James Rodríguez, el número 10, el crack reverenciado por los brasileños David Luiz y Danis Alves, ovacionado en pleno por los hinchas que repletaron el estadio Arena Castelao, de Fortaleza, salió a rendirle homenaje a un héroe que no viajó a bordo del avión que los traía de vuelta a la patria, Radamel (el Tigre) Falcao García.

En nombre de todo el grupo, dijo, quiero dar las gracias a alguien que no está acá pero fue parte grande todo esto, a Falcao, Tigre te queremos mucho, proclamó.

Falcao, ese jugador de estirpe legendaria, que contribuyó en forma decisiva al retorno victorioso de Colombia al Mundial, tras 16 años de acariciar una quimera.

Con su gracejo habitual, el Pibe Valderrama desde su cuenta de Twitter dejó constancia del tributo unánime a Pekerman, ese estratega memorable reverenciado hoy sin cesar durante todo el trayecto, y a quien la multitud otorgó simbólicamente la ciudadanía colombiana.

“Gracias, escribió, que vaina bacana profe, ud es el papá de todas esas alegrías, unio hogares, amigos y a un pais que lo necesitaba”. Nunca alcanza todo lo que hacemos para poder compensar ese apoyo ese carino y ese deseo, viva Colombia”.

Desde el Parque Simón Bolívar, la multitud coreaba “Pekerman, eres colombiano”.

La selección nacional protagonizó un “mundialazo” como se califica aquí su actuación en la Copa brasileña, retomó un página truncada hace 16 años. Ahora empieza una nueva etapa, un viaje al futuro con la proa puesta hacia Rusia 2018.

En el recuento brillan con luz propia los seis disparos certeros hacia la red, propulsados por la prodigiosa pierna izquierda de James Rodríguez, el astro de 23 años devenido hasta ahora el goleador más joven de la Copa en la historia de los mundiales, el segundo después del rey Pelé, quien lo logró en Gotemburgo, Suecia, en 1958.

 

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.