Asumir las responsabilidades en Guerrero

Publicado por el 10 octubre, 2014

Eduardo Ibarra Aguirre

Hasta hoy pareciera que buena parte de la apoltronada clase política mexicana no acaba de hacer las lecturas necesarias del hecho de que todos los diarios capitalinos, con la excepción de El Financiero y El Economista, dedicaron ayer su titular principal a las movilizaciones en ciudades de 25 estados, además del Distrito Federal, y en urbes de 15 países de Europa y América, aunque los dos mencionados las destacaron en portada, con motivo de la desaparición de 43 adherentes de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialista de México, en la Escuela Normal Rural de Atyozinapa, desde el 26 de septiembre cuando fueron secuestrados por agentes policiacos del alcalde José Luis Abarca, y entregados a sicarios del grupo criminal Guerreros Unidos. Aparte están las seis personas asesinadas y los 20 heridos por la agresión policiaca.

Los jóvenes se apoderaron de autobuses para regresar a su escuela y participar en la marcha por el 43 aniversario de la matanza de Tlatelolco, efectuada el 2 de octubre en el DF, pero voces oficialistas divulgan en Televisa que iban a una “práctica guerrillera”.

Cuando voceros de la Organización de las Naciones Unidas y del Departamento de Estado de Washington exigen una investigación eficaz y en su lenguaje hicieron propio el clamor: “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!” (Hasta El Noticiero y Joaquín López-Dóriga lo asumieron), el titular del Ejecutivo federal retomó su tesis de la “debilidad de las instituciones” en “algunas partes del territorio nacional”, y puso a Nuevo León como ejemplo de lo que debe hacerse, durante un acto con tufo preelectoral, y feliz de la vida se tomó fotos con todo el que se lo pidió, como es habitual.

Refugiado en aquella tesis, pero aplicada sólo a Guerrero, es que Enrique Peña Nieto dejó pasar valiosísimos días para involucrar a su gobierno en la investigación de los delitos federales.

Conducta omisa que llevó al extremo el procurador Jesús Murillo al ignorar la información que en forma detallada le proporcionó René Bejarano sobre el asesinato, en mayo de 2013, de Arturo Hernández Cardona, Félix Rafael Banderas Román y Ángel Román Ramírez, a manos de agentes policiacos del ahora alcalde prófugo de la justicia; al decir de Bejarano a Carmen Aristegui en MVS Noticias. Ni hablar de la abulia de la Procuraduría de Ángel Aguirre.

Información que ventilaron los medios y que produjo dos puntos de acuerdo de la Comisión Permanente del Congreso y que olímpicamente ignoró Murillo Karam, el mismo que ahora aparece en Iguala como diligente y eficaz jefe del Ministerio Público federal. Y la Cámara de Diputados formó la enésima comisión especial investigadora.

En tanto que Carlos Navarrete, presidente del Partido de la Revolución Democrática, pidió un demagógico “perdón” porque su corriente Nueva Izquierda (Los Chuchos) llevó a la alcaldía de Iguala, como candidato externo, a Abarca Velázquez, hasta ahora oficialmente exhibido como presunto aliado del grupo criminal Guerreros Unidos. Y acaban de hacer consejera nacional del PRD a la esposa, y la proyectaban como alcaldesa. Igual que tuvieron de dirigente en Tamaulipas a Pedro Alonso, presunto integrante de una banda de succionadores de los ductos de Petróleos Mexicanos.

De ninguna manera. Las responsabilidades jurídicas, políticas y éticas tienen que asumirlas todos los actores. Las movilizaciones callejeras y sus promotores principales permiten observar la posibilidad de que la compleja madeja de vínculos entre poderes institucionales y facticos del crimen organizado y de otros, sean cuando menos muy parcialmente exhibidos ante la sociedad.

Acuse de recibo

“Te agradezco mucho que hayas publicado la carta que te dirigí con copia a los miembros del directorio del semanario Corre la Voz y que previamente nos hayas enterado de tu intención de hacerlo. Como siempre, va mi reconocimiento a tu labor informativa en Forum”, dice Carolina Verduzco, directora del periódico durante 14 años, sobre Derecho de réplica, Corre la Voz y Álvarez Garín (1-X-14)… En tanto que Abigail Bello Gallardo, colaboradora del Diario de Xalapa, agrega a Rectificación presidencial sobre Iguala, Guerrero, (8-X-14): “Desde todos los órdenes de gobierno se aprecia que andan más bien ‘retrasaditos’ en sus posturas y obligaciones con respecto al horroroso crimen de estado que se describe en el fusilamiento castrense de los 21 adolescentes y jóvenes en Tlatlaya, el pasado 30 de junio. (…) el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos Raúl Plasencia es el que peor se ha visto. Más vale que le den una clara y justa resolución a este crimen indignante para la sociedad y dejen de darle gusto a los grupos de la delincuencia organizada y de las policías infiltradas, porque de no ser así, empezarán a resurgir grupos de autodefensa en todo el país, al darnos cuenta los ciudadanos que el gobierno no puede darnos seguridad y no sería raro ver en más de una barda la leyenda: ¡Doctor Mireles para Presidente!”

Fuente: forum@forumenlinea.com   www.forumenlinea.com   www.facebook.com/forumenlinea

http://alainet.org/active/77879

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.