Crean en Venezuela instituciones de Comercio Exterior

Publicado por el 29 noviembre, 2013
maduro_venezuela

maduro_venezuelaCaracas, 29 Nov. AVN.- El presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció este viernes un segundo conjunto de acciones económicas dirigidas a impulsar las fuerzas productivas del país para ejecutar “una nueva etapa de la revolución económica”.

Parte esencial de las decisiones, que se transmitieron a todo el país en cadena nacional de radio y televisión, tiene que ver con el nacimiento de dos instituciones del Estado dirigidas a desarrollar una política nacional de administración de divisas, que apunte a la simplificación y a la eficiencia.

Se trata del Centro Nacional de Comercio Exterior y la Corporación Venezolana de Comercio Exterior, que están contenidas en una ley que dictó el Ejecutivo tras la habilitación para legislar que le otorgó la Asamblea Nacional (AN) el pasado 19 de noviembre. “Dos instituciones nuevas para la nueva etapa de la Revolución Económica”, expresó en Consejo de Ministros, realizado en el Palacio de Miraflores, sede del Gobierno en Caracas.

El Centro Nacional de Comercio Exterior, adscrito a la Vicepresidencia Económica, tendrá por objeto desarrollar e instrumentar la política nacional de administración de divisas, de exportaciones, importaciones, inversiones nacionales y extranjeras.

La intención es “ordenar la administración de divisas en función del desarrollo y cortar de raíz el ladronaje del ‘cadivismo’, como expresión perversa del rentismo petrolero”, dijo Maduro.

El mandatario ha denominado como ‘cadivismo’ los ilícitos cometidos con las divisas que autoriza el Estado venezolano a través de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), que otorga la moneda extranjera a los diferentes sectores a un tipo de cambio de 6,30 bolívares. El Gobierno, en una lucha contra la corrupción, ha detectado irregularidades de algunas empresas que se hacen de estas divisas y las desvían para otros usos, como el ilegal mercado paralelo de dólares, con precios especulativos.

Cadivi y el Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad), un método basado en subastas semanales por sectores por las que el Estado asigna divisas, quedan entonces bajo el control directo del Centro Nacional de Comercio Exterior.

El nuevo ente deberá ejecutar el programa de divisas de la nación, crear un plan nacional de importación, orientar las estrategias de estímulos de la exportación y de inversiones extranjeras, hacer seguimiento y control a los programas de inversiones en el exterior y crear una fuente adicional de divisas para la República, entre otra tareas. Maduro indicó que se retomará con mucha fuerza la política de sustitución de importaciones.

Con el Centro también se elaborará un nuevo registro de personas naturales y jurídicas con necesidades de divisas. “Vamos a hacer un nuevo registro, a depurar el que se creó y que ha sido penetrado por el capitalismo”, enfatizó.

Como vía para fortalecer el control posterior de las divisas entregadas, el novel organismo deberá exigir mediante contrato las garantías de fiel cumplimiento de las personas jurídicas que accedan a los dólares.

Orden en las importaciones

La Corporación Venezolana de Comercio Exterior (Corpoex) será el órgano fundamental del relacionamiento externo del país. Organizará y garantizará las importaciones, a fin de cubrir las necesidades del país, y promoverá las exportaciones no petroleras. Para ello, dirigirá un conjunto de empresas del Estado e impulsará alianzas con compañías privadas.

Maduro fue enfático al señalar que la entidad deberá simplifcar los trámites a fin de lograr la mayor eficiencia posible. De este modo, se aspira a desterrar la corrupción de estas tareas fundamentales.

Con la Corporación se crea un conglomerado de empresas del Estado, que abarca a: Agropatria, referida a las maquinarias e insumos agrícolas; Bariven (equipos industriales); la Corporación de Abastecimientos y Servicios Agrícolas (Casa), para los alimentos; CVG Internacional; Suministros Venezolanos Industriales (Suvinca), que abarca repuestos, electodomésticos y vehículos; Venezolana de Exportaciones e Importaciones (Veximca), y cualquier otra empresa del Estado, previa aprobación del Presidente de la República.

Con este organismo, Maduro confía en que en 2014 se verá un florecimiento del comercio exterior y una regularización de la economía. “Apostemos con la máxima fuerza de nuestra voluntad a transformar todo y a crear esta nueva institucionalidad de manera inmediata y sana”, expresó.

Al frente de la Corporación estará el actual presidente del Banco de Comercio Exterior (Bancoex), Ramón Gordil, mientras que el Centro estará encabezado por el ministro de Comercio, Alejandro Fléming. Ambos, junto con sus demás directores, tomaron juramento este viernes.

“Ha llegado el momento de una gran revolución productiva, económica, diversificadora, creadora de riqueza para Venezuela; una gran revolución económica que consolide el nuevo sistema social creado en la Revolución, de las misiones sociales; que consolide la gran revolución democrática política y eche bases sólidas de una economía productiva”, expresó el Presidente en su alocución.

Arrendamientos comerciales justos

El pasado 6 de noviembre, el Presidente anunció el inicio de la ofensiva contra la guerra económica de la derecha, expresada en acaparamiento y especulación. De este modo, organismos del Estado se distribuyeron por todo el país para inspeccionar comercios y detectaron sobreprecios enormes, que han provocado lo que catalogó como una inflación inducida en el país.

Maduro dijo que han sido 23 días de una ofensiva económica “extraordinaria”, contra una “burguesía parasitaria, especuladora y ladrona”.

En las inspecciones también hallaron sobrefacturación de hasta 2.000 % en alquileres de los comercios, en perjuicio especialmente de los pequeños y medianos empresarios. Por eso, este viernes el mandatario firmó un decreto para fijar cánones de arrendamiento no especulativos, justos, en los comercios. Con la normativa, que será de carácter temporal mientras dicta la Ley en la materia, indica que los alquileres no podrán exceder los 250 bolívares por metro cuadrado.

El ministro de Vivienda, Ricardo Molina, apuntó que se trata de un monto justo, para garantizar que quien invierta en edificaciones comerciales tenga un beneficio racional y permita que el comerciante fije costos también justos en sus productos de venta al pueblo.

Además, como parte de la ofensiva económica, el Estado abrió la semana pasada un Registro Nacional de Pequeños y Medianos Comerciantes. Un total de 18.214 establecimientos están inscritos y este fin de semana continuarán las jornadas de inscripción en los centros comerciales y plazas Bolívar del país.

El objetivo de este registro, indicó el Presidente, es hacer valer el decreto que regula los alquileres y que estos comerciantes reciban el apoyo del Estado, en materia de créditos, inversiones y enlaces con proveedores “sanos”.

Maduro, estimado como el Presidente obrero, destacó que ha sido protector de los trabajadores, y acotó que “me quiero convertir y ya me estoy sintiendo protector de la clase media productiva, patriótica”.

Ratificó su llamado a la unión. “Diferencias siempre habrá, pero debemos buscar un punto de unión para la prosperidad colectiva”, apuntó.

Más ahorro

Entre las medidas anunciadas también están dos acciones para estimular el ahorro nacional. El primero es el incremento de 3,5 puntos porcentuales en la tasa de interés sobre las cuentas de ahorro de personas naturales con saldos promedios iguales o inferiores a 20.000 bolívares.

De este modo, unos 19 millones de cuentas, que abarcan 93 % de los ahorristas venezolanos, tendrán una tasa de interés que pasa de 12,5 % a 16 %.

El segundo elemento es la emisión de un instrumento especial con renta fija de 15 % para la captación de títulos de inversión de la banca pública, con un tope de un millón de bolívares, dirigido a personas naturales.

El mandatario indicó que el Gobierno iniciará un plan nacional especial de ahorro. Para ello, convocó a la banca pública y privada a un encuentro el próximo lunes para conversar sobre estos instrumentos y explorar la constitución de otros para estimular el ahorro.

Del mismo modo, informó que su Gobierno afina una serie de acciones para sanear el mercado y la producción de vehículos en el país. “Venezuela es el único país donde un carro usado cuesta más que un carro de paquete. Eso se va a acabar. Es cuestión de horas. Vamos a regularizar, sanear la producción de vehículos (…) y la distribución”, afirmó.

Agregó que se regularizará el mercado para llevarlo a precios justos. “Hay un conjunto de medidas y acciones pendientes. Quizá el lunes ya las estaremos estableciendo vía decreto”, indicó.

Derecha insiste en la guerra

En la ofensiva del Estado contra la guerra económica de la derecha, los organismos fiscalizadores han visitado hasta ahora 1.705 establecimientos, y solo 24 de ellos no registraron irregularidades.

Maduro denunció este viernes que, pese a estas evidencias, la patronal Fedecámaras, Consecomercio y Venamcham, en coordinación con la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), ha ratificado sus “líneas de guerra económica contra el país”.

El mandatario sostuvo que la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), la Cámara Venezolano-Americana de Comercio e Industria (Venamcham), el Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio) y la MUD, que agrupa a los partidos políticos de la derecha, han asumido la posición de proteger con argumentos “tramposos” a los especuladores.

“Detrás de estos precios abultados, a veces de 2.000 % y 3.000 % y hasta 12.000 %, se encuentra una dinámica económica que ha sido disparada desde hace un año con un objetivo político por actores económicos que asumen posiciones políticas, a través de un golpe suave que, según sus cálculos, debería entre octubre y noviembre llevar al país a un caos social, la desesperación económica de las mayorías y a una crisis política de cálculos inimaginables”, señaló.

El jefe de Estado destacó que el objetivo de sus acciones ha sido proteger al pueblo y promover la estabilización de los precios, hasta que alcancen un monto justo. También puntualizó que se ha ejecutado una primera fase de esta ofensiva.

“Son los primeros 23 días para equilibrar, estabilizar la economía y echar las bases de un cambio de modelo productivo, que es urgente en el país”, apuntó.

Afirmó que esta etapa ha transcurrido siempre apegada a la ley, “respetando y haciendo respetar las libertades económicas y los derechos humanos de las grandes mayorías de nuestro pueblo que trabaja y vive de su trabajo”.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.