Argentina rechaza las recomendaciones de ajuste ordenado que le propone el FMI

Publicado por el 9 abril, 2014
fmi

fmiBuenos Aires, 9 abr (PL) El gobierno argentino rebatió hoy el informe del Fondo Monetario Internacional sobre el rumbo económico del país y rechazó las recomendaciones de “ajuste ordenado” que le propone en su tradicional reporte semestral sobre perspectivas mundiales.

En su informe, divulgado la víspera, el FMI cuestiona las políticas expansivas de crecimiento e inclusión social que ha venido desarrollando la administración de la presidenta Cristina Fernández, e incluso hizo una alusiva comparación con la situación en Venezuela.

Tras criticar el reporte de ese organismo, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, sostuvo que las recetas del FMI provocaron en Argentina la peor crisis de la historia del país, ya superada luego de 10 años de política de crecimiento nacional con inclusión social.

El jefe de ministros insistió en que “sus recomendaciones (del FMI) nunca han cambiado: ajustes que perjudican el desenvolvimiento de los países”.

La entidad internacional reconoció que la economía argentina creció en 2013 un 4,3 por ciento, sin embargo proyecta para este año una actividad económica de 0,5 por ciento, y que solamente avanzará el 1,0 por ciento en 2015.

Al respecto, el comentarista Federico Kucher analiza que el Fondo vuelve a desplegar toda la batería de ideas ortodoxas, para confirmar lo poco que ha cambiado pese al fracaso de sus recetas.

Sobre esa base -prosigue el analista de Página 12- ese documento criticó las políticas de impulso a la demanda interna con distribución del ingreso de los últimos años en busca de una mayor equidad social.

Para el FMI, esa política del gobierno argentino generó distorsiones inflacionarias y la caída de las reservas internacionales, y censuró a su vez la estrategia de las autoridades para contener los efectos de golpes especulativos por grupos concentrados de poder económico contra el mercado cambiario y el mercantil interno.

El Fondo estima insuficiente la estrategia del gobierno para moderar esas tensiones a través de controles de precios, del mercado cambiario y del comercio exterior, y recetó que debe avanzar en un “ajuste ordenado”.

Al respecto, Capitanich recalcó que “no es extraño considerando el sesgo ideológico de los analistas, capaces de predecir las peores catástrofes que jamás se producen”.

En ese sentido, subrayó que “sus recomendaciones han generado la peor crisis de la historia de la República Argentina” y sus técnicos “son los mismos que permanentemente impulsan este tipo de informes y recomendaciones”.

El jefe de Gabinete recordó que “afortunadamente Néstor Kirchner tomó una decisión, que es tener autonomía en las decisiones económicas. Afortunadamente no le debemos un dólar al FMI”, sostuvo, y criticó al organismo por no apoyar a Argentina en su pelea con los fondos buitre.

“Creemos que, independientemente de este sesgo analítico, que no coincide con el del Banco Internacional de Desarrollo, su rol más importante debería haber sido apoyar un proceso de reestructuración voluntaria de la deuda que Argentina ha liderado por presión de los banqueros y los fondos buitre, y no ha hecho nada”, sentenció Capitanich.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.