Obama aumenta el techo de la deuda y evita cierre de gobierno

Publicado por el 2 noviembre, 2015
obama-eeuu

Washington, 2 nov (PL) El presidente estadounidense Barack Obama firmó hoy un acuerdo sobre el presupuesto de dos años que pone fin a la amenaza de impago (default) y el posible cierre del gobierno.
La legislación incrementa los gastos federales en 80 mil millones de dólares hasta septiembre de 2017, para elevar el techo de la deuda de los actuales 18,1 billones (millones de millones) hasta cerca de los 20 billones de dólares.

Para el Ejecutivo representa un alivio en sus diferencias con el Congreso para evitar una debacle fiscal a un año exacto de las elecciones presidenciales de noviembre 2016 y le permitirá en los últimos 14 meses de mandato dirigir esfuerzos hacia la reforma judicial, entre otros temas en su agenda.

El acuerdo también favorece a los republicanos que no podían permitirse un impago de la deuda o cierre del gobierno, si pretenden mantener el control del Senado y elegir a un presidente de ese partido el año próximo.

El texto, diseñado por el saliente presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, fue negociado en las últimas semanas para evitar una crisis presupuestaria similar a la de 2013, cuando provocó el cierre de varias agencias federales durante 16 días por falta de fondos.

La Cámara baja aprobó la medida con el apoyo mayoritario de los demócratas y menos de un tercio de los legisladores del partido rojo y el 30 de octubre recibió luz verde en el Senado.

Sin embargo, este plan presupuestario acordado entre la Casa Blanca y el Capitolio ha generado muchas críticas por parte de algunos políticos del país.

Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, señaló que este acuerdo es imperfecto, pero rechaza el alza de impuestos, garantiza ahorros a largo plazo, y apoya a las fuerzas armadas en momentos en que Estados Unidos enfrenta amenazas en múltiples teatros de operaciones.

Sin embargo, su correligionario Rand Paul, precandidato a las presidenciales de 2016, criticó la medida a la que calificó de un cheque en blanco para que Obama incremente los gastos del Gobierno federal.

Cuando Obama llegó a la presidencia de Estados Unidos en 2009, la deuda nacional del país era de 10,6 billones de dólares.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.