Migración forzada se agudiza en Libia

Publicado por el 20 abril, 2015
libia

libiaCaracas, 20 Abr. AVN.- El flujo migratorio del norte de África y del Oriente Medio hacia el sur de Europa, por el Mediterráneo, se ha agudizado. Los graves conflictos bélicos, las luchas de poder y las exclusiones sociales, derivadas de invasiones y de ambiciones internas y externas por apropiarse de las riquezas naturales del mundo árabe, como el petróleo, especialmente en Libia, han generado un forzoso movimiento migratorio masivo de sus ciudadanos.

De acuerdo con la cifra de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en el 2014 alrededor de 219.000 personas cruzaron el Mediterráneo, mientras que 3.500 perdieron la vida en el intento. Este 2015 -de enero y las primeras tres semanas de abril- han sido unas 31.500 personas las que han atravesado el referido mar del Atlántico y han llegado a Italia, Grecia, España y Malta. Alrededor de 900 personas han muerto, sólo este año.

La estampida de hombres, mujeres y niños son en su mayoría de Libia, país cuya economía ha venido en declive tras cuatro años de invasión estadounidense y el derrocamiento-asesinato de Muamamr Al Gadafi, debido a que sus campos petroleros y los puertos están paralizados; la educación, vivienda y alimentación, que eran considerados como derechos humanos, han colapsado por la guerra interna por el control de los recursos naturales. Situación que ha provocado la crisis migratoria.

En marzo de 2011, a Libia se le impusieron sanciones contra su gobierno oficial, las cuales fueron adoptadas por el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El país árabe posee reservas petroleras de unos 50 mil millones de barriles recuperables, según la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (Opep), así como reservas gasíferas que se calculan en 500 millones de metros cúbicos.

En virtud de la resolución del Consejo de Seguridad, en los cielos de Libia se estableció una zona de exclusión aérea, por la que los países que conforman la Organización del Tratado para el Atlántico Norte (Otan) lanzaron bombardeos contra las fuerzas e instalaciones gubernamentales en el país para derrocar al líder de la revolución del país norafricano, Muammar Al Gaddafi, hecho que se concretó con su asesinato en octubre de ese año, para luego apropiarse de las inmensas reservas de petróleo y del mar de agua dulce que se encuentra debajo de las arenas del desierto de Libia.

Toda esta situación y la realidad de lo sucesivo, como la situación de inseguridad, ha empujado a cientos de sus ciudadanos a cruzar el Mediterráneo, arriesgando, incluso, su propia vida.

“Son hombres y mujeres como nosotros, hermanos, que buscan una vida mejor. Hambrientos, perseguidos, heridos, explotados, víctimas de guerras, que buscan una vida mejor”, manifestó este domingo el Papa Francisco, durante una ceremonia realizada a fieles congregados en la Plaza San Pedro del Vaticano, tras conocerse el naufragio de un barco con más de 700 migrantes a bordo, frente a las costas libias.

En 2015 se han registrado cuatro naufragio en el mar Mediterráneo. El primero ocurrió el 11 de febrero; el segundo, el 12 de abril; el tercero, el 16 de abril, y el cuarto se registró este domingo 19 de abril, y en las que han desaparecido alrededor de 1.500 libios, reporta la ACNUR.

Al respecto, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, afirmó -en declaraciones difundidas por Telesur- que la única solución para acabar con la migración forzosa es que haya paz en Libia.

“La única solución es la paz y la estabilidad de las instituciones libias”, dijo Renzi, quien ofreció una conferencia de prensa en Washington, donde estuvo en compañía del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien en 2011 confesó que los intereses de su Gobierno en Libia son intereses “prácticos” y “no humanitarios”, por ello los ataques al país con 40% de las reservas de petróleo liviano del continente africano.

“Hace tres años las personas venían de Túnez por falta de estabilidad, la única manera que tenemos hoy es que Libia vuelva a tener estabilidad institucional, obviamente no es fácil, trabajamos todos los días con Naciones Unidas y nuestros aliados”, señaló el primer ministro italiano.

Estados Unidos e Italia forma parte de la OTAN, organización bélica que bombardeó al país norafricano.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.