El Papa pide a EEUU renovar el espíritu de cooperación

Publicado por el 24 septiembre, 2015
papa-congreso-eeuu

papa-congreso-eeuuCaracas, 24 Sep. AVN.- En su discurso ante el Congreso de Estados Unidos, el papa Francisco llamó a EEUU a renovar el espíritu de la cooperación, fraternidad y solidaridad por el bien común, por la justicia y la paz, por el bienestar de los pueblos, con respeto a las diferencias y convicciones de conciencia.

“El objetivo final de todos los políticos debe ser una sociedad política exitosa que busca satisfacer las necesidades comunes, estimulando el crecimiento de todos sus miembros, epecialmente de aquellos que se encuentran en situaciones de gran vulnerabilidad o riesgo”, subrayó.

Con estas reflexiones, Francisco se conviirtió este jueves en el primer Papa en la historia que pronuncia un discurso frente a los miembros del Congreso de EEUU, foro donde instó a dirigir las actividades legislativas al cuidado de los más necesitados.

Entre las materias pendientes que consideró urgentes a ser revisadas y resueltas a través de nuevas formas de consenso social mencionó la eliminación de las nuevas formas globales de la esclavitud, la abolición global de la pena de muerte, la creación y distribución de la riqueza, el uso adecuado de los recursos naturales, la aplicación apropiada de la tecnología al servicio de un nuevo tipo de progreso más humano, social e integral, impulsar una economía inclusiva y sostenible dirigida a producir bienestar y establecer fuentes de empleo, estimular el trabajo de la tierra, así como evitar los efectos del deterioro ambiental causado por la actividad humana.

Igualmente abogó por el respeto a los inmigrantes, poner fin a los conflictos armados, así como confrontar las formas de polarización, lo cual requiere estar al servicio del diálogo y de la paz.

Manifestó su rechazo a la violencia en todas sus formas, incluidas las perpetradas por desviaciones individuales o de extremismos ideológicos religiosos o de cualquier otro tipo, y a su vez instó a salvaguardar las libertades religiosas, intelectuales e individuales.

Tras finalizar su discurso, la autoridad máxima de la Iglesia Católica se dirigió al balcón del Congreso estadounidense para saludar a la feligresía concentrada a las afueras del foro legislativo y con una breve oración extendió una bendición a toda el pueblo presente.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.